Calefactor eléctrico de bajo consumo: todo lo que necesitas saber

Calefactor eléctrico de bajo consumo: todo lo que necesitas saber

Si estás buscando una forma de calentar tu hogar sin gastar demasiado en la factura de la luz, quizás te interese saber qué calefactor eléctrico de bajo consumo se recomienda. Los calefactores eléctricos son aparatos que transforman la energía eléctrica en calor, y que pueden ser muy útiles para crear un ambiente confortable en las habitaciones. Sin embargo, no todos los calefactores eléctricos son iguales, y algunos consumen más que otros. Por eso, es importante elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto.

¿Qué tipo de calefactor eléctrico de bajo consumo consume menos?

Existen varios tipos de calefactores eléctricos de bajo consumo, que se diferencian por el sistema que utilizan para generar y distribuir el calor. Los más comunes son los siguientes:

  • Calefactores de convección: Son los que tienen una resistencia que se calienta al pasar la corriente eléctrica, y que transmite el calor al aire que circula por el aparato. Son rápidos y eficientes, pero también los que más consumen. Además, pueden resecar el ambiente y levantar polvo.

  • Calefactores de radiación: Son los que emiten calor por medio de ondas infrarrojas, que calientan los objetos y las personas que se encuentran en su alcance. Son más económicos y ecológicos que los de convección, pero también menos potentes y más limitados en el espacio que cubren. Además, pueden ser peligrosos si se tocan o se acercan demasiado.

  • Calefactores de aceite: Son los que tienen un depósito de aceite que se calienta por una resistencia eléctrica, y que transmite el calor al exterior por medio de unas aletas. Son más seguros y silenciosos que los anteriores, pero también más lentos y pesados. Además, pueden perder eficiencia con el tiempo y requerir mantenimiento.

  • Calefactores de cerámica: Son los que tienen una placa de cerámica que se calienta por una resistencia eléctrica, y que transmite el calor al aire por convección o por ventilación. Son más modernos y avanzados que los demás, ya que combinan las ventajas de los de convección y los de radiación, sin sus inconvenientes. Son más eficientes, seguros, duraderos y regulables que los otros tipos. Descubre nuestra comparativa de los Mejores Calefactores Cerámicos de Bajo Consumo.

Como puedes ver, cada tipo de calefactor eléctrico de bajo consumo tiene sus pros y sus contras, y el que consume menos depende de varios factores, como la potencia, el uso, el aislamiento, el tamaño y la temperatura de la habitación. Sin embargo, en general, se puede decir que los calefactores de cerámica son los que consumen menos, seguidos de los de radiación, los de aceite y los de convección.

¿Cuánto gasta de luz el calefactor eléctrico de bajo consumo?

Para saber cuánto gasta de luz el calefactor eléctrico de bajo consumo, hay que tener en cuenta dos aspectos: la potencia y el tiempo de uso. La potencia es la cantidad de energía que consume el aparato por hora, y se mide en vatios (W) o kilovatios (kW). El tiempo de uso es el número de horas que el calefactor está encendido al día, al mes o al año. Multiplicando la potencia por el tiempo de uso, se obtiene el consumo eléctrico, que se mide en kilovatios hora (kWh).

El consumo eléctrico se puede expresar de la siguiente forma:

Consumo eléctrico (kWh) = Potencia (kW) x Tiempo de uso (h)

Por ejemplo, si tenemos un calefactor de cerámica de 1.500 W (1,5 kW) y lo usamos 4 horas al día durante un mes (30 días), el consumo eléctrico será:

Consumo eléctrico (kWh) = 1,5 kW x 4 h x 30 días = 180 kWh

Para saber cuánto nos cuesta el consumo eléctrico, hay que multiplicarlo por el precio de la electricidad, que varía según la tarifa, la hora y el día. Según el portal web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el precio medio de la electricidad en España en enero de 2024 fue de 0,15 euros/kWh. Por lo tanto, el coste del consumo eléctrico del ejemplo anterior sería:

Coste del consumo eléctrico (€) = 180 kWh x 0,15 €/kWh = 27 €

Cecotec Calefactor Eléctrico de Baño Bajo Consumo Ready Warm 9790 Force. Termoventilador,...
14,90
COMPRAR
Amazon Amazon.es
Cecotec Calefactor Eléctrico Bajo Consumo ReadyWarm 2000 Max Dual White. Termoventilador de...
19,90
COMPRAR
Amazon Amazon.es
-10% Orbegozo CV 2300 B Convector, 3 Niveles de Potencia, protección contra sobrecalentamiento,...
29,99 33,50
COMPRAR
Amazon Amazon.es
-43% Rowenta Comfort Compact - Calefactor bajo consumo 2000 W, 2 velocidades, termostato...
33,99 59,99
COMPRAR
Amazon Amazon.es
-25% OMISOON Calefactor 2000W, ECO Calefactor bajo consumo, PTC, 90°Oscilación, Temporizador 24h, Termostato,...
52,49 69,99
COMPRAR
Amazon Amazon.es
-17% Orbegozo RF 2000 Radiador de Aceite, 2000W de Potencia, construcción Modular de...
61,99 75,50
COMPRAR
Amazon Amazon.es
-27% Rowenta Mini Excel Eco Safe - Calefactor bajo consumo cerámico de rápido...
64,90 89,99
COMPRAR
Amazon Amazon.es
Cecotec Radiador Eléctrico Bajo Consumo Ready Warm 6650 Crystal Connection. Wifi, 1000...
86,90
COMPRAR
Amazon Amazon.es
Last update was on: 27 de febrero de 2024 2:25 pm

¿Cuánto tiempo se puede tener encendido un calefactor eléctrico de bajo consumo?

El tiempo que se puede tener encendido un calefactor eléctrico de bajo consumo depende de varios factores, como el tipo, la potencia, la temperatura, el aislamiento y el tamaño de la habitación. No hay una respuesta única y válida para todos los casos, pero se puede aplicar una regla general: el calefactor debe estar encendido el tiempo necesario para alcanzar y mantener una temperatura confortable, sin excederse ni quedarse corto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la temperatura ideal para el bienestar y la salud de las personas es de entre 18 y 24 ºC, dependiendo de la actividad que se realice, la ropa que se lleve y las preferencias personales. Por lo tanto, el calefactor debe estar encendido hasta que se alcance ese rango de temperatura, y luego se debe apagar o reducir la potencia para evitar el sobrecalentamiento y el gasto innecesario.

Para saber cuánto tiempo se tarda en alcanzar la temperatura deseada, se puede usar una fórmula aproximada que relaciona la potencia del calefactor, el tamaño de la habitación y la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. La fórmula es la siguiente:

Tiempo (min) = (Volumen (m3) x Diferencia de temperatura (ºC)) / (Potencia (W) x 0,06)

¿Cuánto tiempo se puede tener encendido un calefactor eléctrico de bajo consumo?

El tiempo que se puede tener encendido un calefactor eléctrico de bajo consumo depende de varios factores, como el tipo, la potencia, la temperatura, el aislamiento y el tamaño de la habitación. No hay una respuesta única y válida para todos los casos, pero se puede aplicar una regla general: el calefactor debe estar encendido el tiempo necesario para alcanzar y mantener una temperatura confortable, sin excederse ni quedarse corto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la temperatura ideal para el bienestar y la salud de las personas es de entre 18 y 24 ºC, dependiendo de la actividad que se realice, la ropa que se lleve y las preferencias personales. Por lo tanto, el calefactor debe estar encendido hasta que se alcance ese rango de temperatura, y luego se debe apagar o reducir la potencia para evitar el sobrecalentamiento y el gasto innecesario.

Para saber cuánto tiempo se tarda en alcanzar la temperatura deseada, se puede usar una fórmula aproximada que relaciona la potencia del calefactor, el tamaño de la habitación y la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. La fórmula es la siguiente:

Tiempo (min) = (Volumen (m3) x Diferencia de temperatura (ºC)) / (Potencia (W) x 0,06)

Por ejemplo, si tenemos una habitación de 12 m2 y 2,5 m de altura, con una temperatura exterior de 10 ºC y una interior de 15 ºC, y queremos calentarla hasta 20 ºC con un calefactor de cerámica de 1.500 W, el tiempo que tardaremos en hacerlo será:

Tiempo (min) = (12 m2 x 2,5 m x (20 ºC – 15 ºC)) / (1.500 W x 0,06) = 16,67 min

Esto significa que deberíamos tener el calefactor encendido unos 17 minutos para conseguir la temperatura deseada, y luego apagarlo o bajar la potencia para mantenerla. Por supuesto, este cálculo es aproximado y puede variar según las condiciones reales de la habitación, como el aislamiento, la ventilación, la humedad, etc.

En cualquier caso, se recomienda no tener el calefactor encendido más de lo necesario, y apagarlo cuando no se esté en la habitación o se vaya a dormir. Así, se evitarán riesgos de incendio, accidentes, quemaduras y otros problemas de seguridad. Además, se ahorrará energía y dinero, y se contribuirá a cuidar el medio ambiente.

¿Qué tipo de calefactor de bajo consumo es mejor para una habitación?

Finalmente, para elegir el mejor tipo de calefactor de bajo consumo para una habitación, hay que tener en cuenta el tamaño, la distribución, el uso y las preferencias de la misma. No es lo mismo calentar un dormitorio, un salón, un baño o una cocina, ni tampoco una habitación grande, pequeña, abierta o cerrada. Por eso, es importante conocer las características y las ventajas de cada tipo de calefactor, y escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

A continuación, te damos algunas recomendaciones generales para elegir el tipo de calefactor de bajo consumo más adecuado para cada habitación:

  • Para un dormitorio

    Lo ideal es optar por un calefactor de aceite o de cerámica, ya que son los más seguros, silenciosos y duraderos. Además, mantienen el calor durante más tiempo y no resecan el ambiente. Se debe evitar los calefactores de convección y de radiación, ya que pueden ser ruidosos, peligrosos y poco confortables para dormir.

  • Para un salón

    Lo más conveniente es elegir un calefactor de cerámica o de radiación, ya que son los más potentes, eficientes y regulables. Además, crean un ambiente acogedor y agradable. Se debe evitar los calefactores de convección y de aceite, ya que pueden ser insuficientes, lentos y pesados para calentar un espacio amplio y abierto.

  • Para un baño

    Lo más apropiado es escoger un calefactor de radiación o de convección, ya que son los más rápidos, económicos y ecológicos. Además, no necesitan mucho espacio y se pueden colocar en la pared o en el techo. Se debe evitar los calefactores de aceite y de cerámica, ya que pueden ser incompatibles, peligrosos y poco higiénicos para un ambiente húmedo y mojado.

  • Para una cocina

    Lo más recomendable es decantarse por un calefactor de convección o de cerámica, ya que son los más modernos, avanzados y versátiles. Además, se pueden combinar con otros sistemas de calefacción, como el horno o la vitrocerámica. Se debe evitar los calefactores de radiación y de aceite, ya que pueden ser molestos, ineficaces y poco prácticos para un ambiente caliente y concurrido.

Como puedes ver, cada tipo de calefactor de bajo consumo tiene sus beneficios y sus inconvenientes, y el que es mejor para una habitación puede no serlo para otra. Por eso, es importante comparar las opciones disponibles y elegir la que más nos convenga. Así, podremos disfrutar de un hogar cálido y confortable, sin renunciar al ahorro y al cuidado del planeta.

Conclusión

En este artículo, hemos respondido a las principales preguntas que se pueden hacer sobre los calefactores eléctricos de bajo consumo, como qué tipo consume menos, cuánto gasta de luz, cuánto tiempo se puede tener encendido y qué tipo es mejor para cada habitación. Esperamos que te haya sido útil y que te haya ayudado a elegir el calefactor eléctrico de bajo consumo que más te guste y que mejor se adapte a tu hogar. Recuerda que, además de calentar tu casa, también puedes contribuir a cuidar el medio ambiente y a ahorrar dinero, si eliges un calefactor eficiente, seguro y regulable. Si quieres más opciones de compra, aquí tienes los calefactores más vendidos de Amazon.

Puntuación0
Puntuación0

Cositas de Casa
Logo
Plugin the Cookies para Wordpress por Real Cookie Banner